Colegio Pedro De Valdivia De Villarrica -VILLARRICA - Región de La Araucanía
Título iniciativa:

Ley nacional de calidad educativa



La Ley General de Educación en el artículo sexto establece que es deber del Estado propender a asegurar una educación de calidad y procurar que ésta sea impartida a todos, tanto en el ámbito público como en el privado. Sin embargo al especificar en qué consiste la calidad nos percatamos de no existen lineamientos generales que efectivamente se ocupen de vivificar la calidad en educación. Esta iniciativa se ocupa de recoger aquello que el país necesita en concreto en cuanto a una mirada sistémica institucional e interior en las acciones del currículum y la sala de clases. Esto considera la evaluación y autoevaluación de las instituciones educativas y sus prácticas en tanto se desarrollen de manera eficiente y eficaz para educar a los jóvenes y niños del país. Por otra parte el financiamiento del sistema educativo se plantea con modificaciones. También la modificación al SIMCE para que sea una herramienta de evaluación efectiva y finalmente aspectos concretos de las salas de clases. SIMCE debe ser un proceso evaluativo permanente que considere el área Académica, las acciones educativas en Convivencia Escolar, Orientación Vocacional y Organización administrativa, orientados en la mejora educativa (no solamente en la fiscalización de recursos)


En primer lugar, el financiamiento del sistema educativo chileno asignará recursos fijos a los colegios dependiendo de la cantidad de alumnos que se matriculen anualmente (se elimina la subvención por asistencia clases), de esta manera se asegura el financiamiento de los colegios en cuanto a su potencial de matrícula y permanencia. Es necesario considerar que la matrícula no puede exceder la cantidad de alumnos permitidos en el establecimiento (Considerar 25 alumnos por sala de clases) Por otra parte se otorga un aporte económico adicional a los establecimientos educacionales que tengan un desempeño destacado en alguna de las áreas del currículum que considera la evaluación SIMCE.
El desempeño destacado se considera en los siguientes aspectos:

1) Desempeño académico (Evidenciado en los estándares académicos nacionales por nivel, estrategias de aprendizaje innovadoras o participación en concursos intercolegios a nivel regional, nacional o internacional)
2) Acciones de convivencia escolar (Clima Escolar, ambiente grato de aprendizaje evidenciado en el porcentaje de asistencia a clases y retención escolar)
Orientación (evidenciado en las oportunidades educativas, laborales y particulares o emprendimiento que presenta la institución)
Organización administrativa (evidenciado en cumplimientos laborales para docentes y asistentes de la educación, administración de recursos económicos y Certificaciones en prevención de drogas y certificación en iniciativas medioambientales)
3) Existen recursos de contingencia adicionales para los establecimientos que padezcan o sean afectados por:
Nevazones
Derrumbes
Deterioro por incendios y terremotos
Tsunamis
Para la asignación de estos recursos, todos los establecimientos educacionales (Particulares, particulares subvencionados y municipales), deben tener un Plan de Mejora Educativa. Dicho plan, debe considerar los siguientes aspectos:

Progresivamente se debe establecer como cantidad máxima por aula 25 estudiantes.
También, en las asignaturas de Lenguaje, Matemática, Historia y Ciencias deben implementar la co-docencia o asistencia de aula.
Por otra parte, se establece obligatoriedad de una biblioteca de aula por sala de clases, con espacios cómodos de lectura.
Es obligatorio que las salas de clases cuenten con luminosidad adecuada, ausencia de goteras, muros y pisos secos, libres de hongos y humedad; además de métodos de ventilación para periodos de calor y calefacción para temporada de frío.
El mobiliario de la sala de clases debe propender al desarrollo de actividades en equipo.
En los establecimientos que cuenten con enseñanza media 3° y 4° medio, deben tener la oferta electiva generada desde la comunidad educativa.
Las actividades que se desarrollen posterior a las 14:00 horas deben efectivamente orientarse a la ludificación del aula, al desarrollo personal en las áreas deportivas, sociales, artísticas o espirituales. Es obligatorio generar un plan de Proyecto de Vida con un equipo multidisciplinario que oriente a los estudiantes a encontrar su vocación y sentido de vida.
La distribución de horas por asignatura debe depender de un diagnóstico institucional que evidencie las necesidades educativas de los estudiantes y su contexto de procedencia.