Educar en Pandemia: Aprendizaje post-pandémico

05 Abril 2022

A medida que el mundo se reconstruye tras la pandemia, los estudiantes y quienes busquen oportunidades de aprendizaje tendrán nuevas demandas y requerimientos de educación y los proveedores deben aprovechar las oportunidades de apoyar estas novedosas necesidades.

El rápido crecimiento de la “economía gig”, concepto que alude a relaciones laborales flexibles e independientes, a demanda y temporales, junto al número de personas que se convierten en trabajadores autónomos o por cuenta propia, destacan la necesidad de aprendizaje flexible, contando con una variedad de diversos tipos de cursos para que las personas puedan refrescar y mejorar sus habilidades o adquirir otras nuevas. Así lo describe el informe Futuro del Aprendizaje 2022, el que insiste que la educación, especialmente el aprendizaje en línea o conectado, está configurada para desempeñar un papel vital para apoyar a las personas a cambiar de carrera, ya sea por elección o por necesidad.

Si bien estos cambios y transiciones ya estaban presentes y pujantes antes de la pandemia, han aparecido una serie de interesantes oportunidades educativas para el futuro próximo, incluyendo:

  • nuevas asociaciones, como los proveedores tradicionales de la educación trabajando con socios comerciales y plataformas de entrega

  • nuevos modelos para la educación terciaria y más allá (la “Uber-sity”)

  • nuevos enfoques para la evaluación y los exámenes

  • más microcredenciales y nuevos enfoques para la acreditación y las cualificaciones en general, que reflejen las necesidades cambiantes de los alumnos

  • un enfoque "construye tu propio título"

  • optimización continua de cursos para dispositivos móviles

  • una creciente necesidad de educación recursiva gracias a las necesidades en constante cambio de los empleadores y aprendices

  • la aplicación de nuevas tecnologías digitales: inteligencia artificial (IA), aprendizaje automático (ML), realidad aumentada (AR), realidad virtual (VR) y análisis de aprendizaje.

Mientras tanto, hay un enorme oportunidad para los estudiantes, empleadores e instituciones educativas y sus socios para beneficiarse gracias a la generación de “habilidades para la vida” – tales como la gestión financiera, la salud mental y la diversidad – y agregarlas al currículo nacional.

Sin embargo, las barreras para el aprendizaje permanecen. Mucha gente se siente incomoda con la actual falta de diversidad e inclusión en la educación, y creen que tiene un impacto negativo en las personas a lo largo de su itnerario de aprendizaje. Es un problema complejo que debe abordarse y se requieren acciones concretas para abordar las distintas desigualdades actuales develadas y resaltadas gracias a la pandemia.

La diversidad se ha convirtiendo en un asunto clave para muchos estudiantes. Los conflictos raciales son un tema candente en general. En Europa, casi tres de cada diez estudiantes afirman que dichos conflictos tienen un impacto negativo en la experiencia educativa, especialmente en individuos de orígen asiático y de raza negra. Hay muchos aspectos sociales y factores económicos que alimentan estos percepciones negativas, pero también vale la pena señalar que más de una quinta parte de negros y asiáticos declaran sentirse más cómodo aprendiendo completamente en línea. Los estudiantes de minorías étnicas sienten que el aprendizae en línea o concetado elimina el sesgo del educador o docente en la configuración del aula, concientemente o no.

Aprendices que gustarían de mayor diversidad en los entornos educativos, quieren ser enseñados por una variedad más amplia de personas, más allá de aquellas que les enseñaron a crecer. Más de cuatro de cada diez estudiantes declara que les haya gustado que le haya enseñado alguien que se identifica como no-binario, y alrededor de un tercio que le hubiera gustado ser impartido por una persona trans.

Muchos empleadores están simpatizando con la necesidad de una mejor comprensión de la diversidad en negocios y la empresa, citando a la diversidad y la conciencia cultural como una de las principalesbrechas de habilidades en su organización. Muchas empresas y organizaciones civiles piensan que los estudios de género, historia de las minorías étnicas o historia colonial y la neurodiversidad y la discapacidad deben incluirse en el curriculum nacional oficial.

En general, las profundas divisiones en la sociedad pueden ser abordadas por proveedores de la educación para crear más inclusión en el aula y en el lugar de trabajo. Hay evidencia de que una fuerza de trabajo diversa es una mejor fuerza de trabajo, pues contribuyue con más ideas creativas a una combinación mucho más saludable de puntos de vista y experiencias, políticas y prácticas.  Al excluir inmediatamente un sector de la población, se niega la oportunidad de reclutar las mejores y más talentosas personas.

La pandemia obligó a llamar mayor atención no solo en cómo la gente quiere aprender en el futuro, sino también cuáles son habilidades básicas se requieren para afrontar retos emergentes. Habilidades en finanzas personales (gestión financiera cotidiana) y de administración, junto a una mejor comprensión de problemas de salud mental son dos ejemplos de áreas de enfoque que los estudiantes y empresas por igual piensan que deberían integrar el currículo nacional. Las habilidades domésticas o del hogar (cocinar, limpiar, paternidad) y habilidades prácticas (construcción, carpintería, eléctrico) también son ampliamente requeridas.

A su vez, las habilidades financieras se correlacionan con el bienestar mental: cómo ahorrar, cómo pagar impuestos, administrar nuestro dinero, o negociar un salario a menudo inciden en la calidad de vida que se busca. Aquellas personas que reconocen la falta de habilidades necesarias para la vida una vez que han dejado la educación suelen sentirse frustradas y descontentas. En un escenario que ofrece tantas oportunidades para aprender, a través de modalides diversas y flexibles, debe proporcionarse información oportuna y apoyo para que los aprendices puedan acceder y aprovechar al máximo una creciente oferta educativa.

En un contexto de una economía informal, flexible y a demanda, muchos estudiantes tienen la expectativa de trabajar por cuenta propia o dispuestos a un trabajo o proyecto paralelo, incluso si se encuentran actualmente en un empleo a tiempo completo. Esto representa a un gran número de personas están dispuestas a buscar nuevas habilidades para lograr sus expectativas personales y familiares cuestionandose de qué manera el trabajo funciona mejor para sus vidas.

El crecimiento de la economía de los conciertos no muestra signos de desaceleración. De los encuestados que han cambiado de trabajo como consecuencia de la pandemia, el 4% ahora trabaja por cuenta propia. Otro 5% que dice que aún no ha comenzado un nuevo trabajo le gustaría trabajar por cuenta propia, lo que significa que casi una de cada diez personas ha comenzado o quiere intentar un trabajo por cuenta propia.

Muchos estudiantes tienen la expectativa de trabajar por cuenta propia y dispuestos de iniciar un trabajo o proytecto paralelo. Esto representa a un gran número de personas que buscan nuevas habilidades para lograr sus expectativas personales y familiares a través de un(os) trabajo(s) más flexibles y de forma remota.

Los cursos cortos en línea se consideran una vía fructífera hacia el empleo independiente (auto-empleo) para adquirir nuevas habilidades para establecer su negocio o emprendimiento, mientras poder elegir en línea cursos es la principal opción de aprendizaje. Todos estos cambios en la vida profesional de los estudiantes significa que proveedores de cursos y líderes empresariales deben centrarse en mejorar las habilidades de un mano de obra preparada para el futuro, habilidades que los prepare para la empleabilidad futura, para navegar sus carreras y adaptarse a sus cambios.


Accesos panel

Buscador de Leyes - BCN Ley Chile


Objetivos de desarrollo sostenible

Constitución Política de Chile

Texto actualizado y completo de la Constitución Política de Chile de 1980.